Consumir insectos es bueno para tu intestino

De acuerdo con un nuevo estudio, el consumo de grillo en polvo puede beneficiar a tu digestión. La doctora Tiffany Weir de la Universidad del Estado de Colorado explica como funciona.

¿Cuáles son los beneficios de comer insectos?

Los insectos son más densos en nutrientes que las demás fuentes de proteína que consumimos: contienen más proteína y fibra que la mayoría de los productos cárnicos. Si se crían de la forma adecuada, pueden ser mucho más sustentables (que la carne). En países fuera de EUA y Europa, el consumo de insectos es algo común. Son consumidos por cerca de 2 mil millones de personas.

¿Por qué son útiles para el ser humano los microorganismos del tracto digestivo?

Cada uno de nuestros cuerpos hospeda a miles de millones de microorganismos. La mayoría de éstos residen en nuestros intestinos, hay cientos de especies llevando a cabo una gran variedad de actividades. En conjunto, todos estos microorganismos son llamados “microbiota”, no solamente son bacterias, también se incluyen hongos y virus. Mi colega Valerie Stull ha estado estudiando el consumo de insectos y mi área de interés es la influencia de la dieta en la microbiota. Queríamos saber si existe algún beneficio del consumo de insectos en la salud, más allá de su valor nutritivo.

¿Cómo estudiaron el consumo de insectos?

Hicimos una prueba con 20 personas, les pedimos reemplazar su desayuno cotidiano por muffins y batidos de chocolate que contenían o no grillo en polvo. Los participantes estuvieron en el estudio por 2 semanas y tuvieron un periodo de descanso de dos semanas donde regresaron Asus dietas normales, después se cambiaron los grupos, intercambiando los desayunos. Se recogieron muestras de heces fecales y de sangre para revisar los resultados.

¿Cómo afectó el consumo de grillos al cuerpo humano?

Hubo un incremento en ciertas cepas de bacterias consideradas benéficas y reducción de la inflamación en las personas que consumieron grillos. Observamos un incremento en Bifidobacterium, uno de los primeros microorganismos que coloniza los intestinos de los bebés. Éste ayuda a los infantes a obtener más nutrientes de su dieta, ayuda a desarrollar el sistema inmune y protege de infecciones provocadas por patógenos. Mantenemos a estas bacterias por toda nuestra vida, pero por lo general disminuyen con la edad, por lo que se comercializan como suplementos de probióticos o se agregan a ciertas comidas como el yogurt.

También observamos una reducción en ‘TNF-alpha’, un marcador común de inflamación. Una pequeña cantidad de inflamaciones agudas son necesarias para luchar contra infecciones, pero niveles altos, que por lo general son el resultado de la dieta occidental, pueden llevar a condiciones como diabetes o enfermedades cardiovasculares. Reducir la inflación trae beneficios para la salud a largo plazo. Estuvimos trabajando con una población de adultos jóvenes y sanos, así que podemos ver mayores beneficios en una población con riesgos de enfermedades crónicas relacionadas con el tracto digestivo.

¿Qué sigue?

Creemos que los beneficios se dieron gracias a una fibra que se encuentra en el cuerpo de los insectos, la quitina. Los únicos alimentos que consumimos y que contienen quitina son los champiñones y la cáscara de los crustáceos (camarones). Creemos que la quitina puede estar ayudando al crecimiento de las bacterias benéficas. Fue un estudio pequeño así que debe de repetirse con un mayor número de participantes, pero es un buen comienzo.

 

¿Y tu qué esperas para incluirlos en tu dieta? Prueba becrickets!

 

Traducción del artículo original: Eating insects is good for your gut, por: Jason Goodyer

 

No Comments

Post A Comment